Tengo Una Fruta

Tengo una fruta madura
a punto de caramelo
que le ofrece sin consuelo
un mangar de sabrosura.
Con azúcar de dulzura
a tu pluma la reclama.
La caricia que en la llama
al aliento va pidiendo
la mecha cuando la enciendo
cabalgándote en la cama.

 

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.