Recolectando Manzanas

El paisaje de aquella hermosa pradera tapizada de manzaneros a punto de la recolección, con aquel cielo azul de hermosos plumachos blancos,  en aquella madrugada fresca, era una postal de revista.
Hasta que los temporeros con su llegada rompieron el silencio recordándome por qué nos encontrábamos debajo del viejo y frondoso manzano, que situado junto al  riachuelo que  permitiría refrescarnos a lo largo de una jornada sudorosa donde comenzaba la recolección,
Mientras las primeras horas del amanecer  iban avanzando la jornada se dulcificaba con las conversaciones de los forasteros.
Antonio era el más chistoso con respecto al resto, de piel aceitunada y anchos hombros, Un hombre cuyas ideas liberales asombraban al resto pero que yo compartía con él.
En la siguiente jornada,  me coloqué en su cuadrilla. Así convenimos irnos a bañar, después de acabada la tarea, a la cascada del riachuelo que se encontraba en los límites de la finca. propiedad de mis ancianos padres.
Por la comisura de sus carnosos labios el líquido de una manzana, como una hebra de seda, rodaba hacia la barbilla y de está al cuello cuando me lo proponía.
-Cuando se marchite el sol, le contesté.y el asintió con la cabeza.
Lo esperaba en el agua desnuda de cuerpo y alma, cuando lo vi aparecer por el angosto camino.
Yo flotaba dejando ver todos mis encantos cuando él con premura se sacaba aquel corto calzón, camisilla blanca y alpargatas.
Engarzados uno dentro del otro, las estelas de estrellas fueron pasando entre aquel cuerpo viril que me poseía,  convirtiéndome en uh hada del bosque.
Aquella barita mágica del cuento, experta en los deseos,  se contoneaba por todo mi ser, estremeciéndolo de nuevas sensaciones sexuales.
Un fetichismo desconocido hasta entonces me provocaba un tormento a la locura.
Sus grandes ojos hervían como si estuviese poseído por el diablo, el mismo Lucifer me acariciaba.
Al día siguiente no volvió.

 

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.