De Manuela…


DÉCIMA. SECRETOS.

Si en mis cabellos brío es su brisa
del Continente que fue su altar,
en el Congreso te hice llorar
porque tus sueños fueron de albricia.
¡De aquel aplauso!, de su caricia
sin más latido que un corazón.
Llevando el pecho con su blasón,
te cedo el puesto mi Coronela
pongan mi nombre, ya que en su esquela
fuistes tu el alma de mi razón.

De Manuela…

Puede ser que ya siga esa estela
que el guerrero llenó, generala
al silbido de un grito que en bala
marca el fin de tu nombre en la esquela.
Soy la mente que lleva en tu vela
la metralla que es grito luchando.
Por sentir en su patria gritando,
es verdugo de toca cadena
general es mi pecho tu pena
del crujir por andar donde ando.

Me gusta · · Dejar de seguir esta p

(Untitled)

¡Pobrecita castañuela!
le ha picado un bicho ruín
como bracea un sinfín
en el telar la cañuela.
La  trapera se hace vela
si le das un sacudión.
Verás el acordeón
devanando aquel novelo
como pichón o mochuelo
según su imaginación.

(Untitled)

¡Ay! como aprieta el justillo
¡Jesús! ¡que tanto bodoque!
el cordón que no se enroque
que el sabe bajar al trillo.
Si un gallo no come millo
problemas tiene en la espuela.
..No será poca candela
de tanta pluma encarnada.
Es que estoy escarmentada
del espelme de su vela.

(Untitled)

Yo tengo un consolador
de nombre puse Raimundo,
me cobija en lo profundo
¿y vibra?, de lo mejor…..
Así dijo el vendedor
para venderme tal pieza.
Con pilas no entra pereza
siempre está desinfectado,
y una mujer a su lado
de cualquier mal despereza.

(Untitled)

 

DÉCIMA ESPINELA.

Pidiendo las bendiciones
a un pino verde lloraba
la Manuela que rezaba
del misal sus oraciones.
Es por unir corazones
la razón de ser el mundo.
Es escribir un segundo
a la mente acariciada
que en la semilla cuajada
es del manglar más profundo.

(Untitled)


En verso libre por sentimiento
cuando mis cuitas fueron de amor,
escucha en flauta el compositor
el refulgir de aquel contento.
Dulce plañir en fugaz lamento
que en la serpiente se contonea.
Bífida lengua que corre y crea,
y en su fulgir sopla a la candela
que del galerno enciende la vela,
una espinela que se recrea

(Untitled)


DÉCIMA.

Del mismo tallo salen dos rosas
dando el rocío en un Carmesí
aquella noche donde escribí:
¡rompan grilletes a mis esposas!.
Si en la trinchera caigo en las fosas,
por defender capullo en bandera.
Fueron tus besos en la gueldera
de una sirena siendo atrevida,
por ser en piedra la consentida
parió en silencio la primavera.

Canarias