De Simón…

De arrebatada pasión
son dos aretes sonando
mientras el alma cantando
los mima por diapasón.
Dame candela oración
a la sombra de tu vera.
El agua de primavera
a Manuela llama roja
por el clavel con que escoja
el país de su frontera.

(Untitled)

Agua fresca de en el fuego
para apagar esta llama
al punteo con que inflama
del mesme pecho su ruego.
En la misma capa un ciego
en aires del rejoneo.
La peineta en bamboleo
como el arpa que en la trenza
cuando la mantilla tensa
de suspiero da un jadeo.

(Untitled)

¿Gallo? ¡tu quieres un millo!
¡oh!, en desconsuelo me tienes,
al millo donde tu vienes
lo traigo yo en mi lebrillo.
¿Dígame?, usted es un pillo
o el chateo le entretiene.
Es orgásmico el que viene
pico a pico al picoteo,
que un gallo es un kikireo
y con el sol se detiene.

(Untitled)

Y al ver el bisturí
un revuelo lisonjero
aumentaba el desespero
al más rojo del rubí.
De tonada en carmesí
me pareció llamarada.
Se está poniendo encarnada,
mírelo bien , que en decoro
el silencio es como un loro
con la boquita callada.

De Simón…

 

SECRETO.

Por cada rosa clavó la espina
y en la batalla su cinturón
me dió en la luna su corazón
haz espinela, elixir por fina.
La pluma corre y se imgina
en la batalla herida muerte.
Con este rezo pido a mi suerte
poner de usted en el libertador
por libertad en el verso mejor
el que murmura y dice quererte.

De Manuela..

Silben las balas en mil , ¡batalla!
y de mi pecho suene el tambor
de ser liberta es libertador
que mana en boca, boca es mi talla.
Suena el silencio, la noche calla
leyendo en cartas constitución.
Gime sabana en revolución
que del candil me prestó en la llama
y si soy hembra, soy de mi cama
de aquel arete: usted es Simón.

De Manuela…


DÉCIMA. SECRETOS.

Si en mis cabellos brío es su brisa
del Continente que fue su altar,
en el Congreso te hice llorar
porque tus sueños fueron de albricia.
¡De aquel aplauso!, de su caricia
sin más latido que un corazón.
Llevando el pecho con su blasón,
te cedo el puesto mi Coronela
pongan mi nombre, ya que en su esquela
fuistes tu el alma de mi razón.

De Manuela…

Puede ser que ya siga esa estela
que el guerrero llenó, generala
al silbido de un grito que en bala
marca el fin de tu nombre en la esquela.
Soy la mente que lleva en tu vela
la metralla que es grito luchando.
Por sentir en su patria gritando,
es verdugo de toca cadena
general es mi pecho tu pena
del crujir por andar donde ando.

Me gusta · · Dejar de seguir esta p

(Untitled)

¡Pobrecita castañuela!
le ha picado un bicho ruín
como bracea un sinfín
en el telar la cañuela.
La  trapera se hace vela
si le das un sacudión.
Verás el acordeón
devanando aquel novelo
como pichón o mochuelo
según su imaginación.