Por El Dia De Canarias

Traigo en mi cesto una rosa
por el día de Canarias.
en décimas canto arias
a la tierra más hermosa.
Con su fragancia olorosa
es fruto de emigración.
Y hoy dedico está canción
a la América latina
con la foto en la vitrina
donde guardo el corazón.

Fuego

Fuego era mi dorada piel al contacto con la tuya que me devoraba en un frenesí poseso de pasiones prohibidas. Tus manos,  como duendecillas traviesas, me recorrían por un cuerpo con sed de caricias ocultas, donde el misterio lo convertía en una posesión diabólica.Era en aquella tenue luz donde el mismo diablo prendía la candela.
Esperándote, mis muslos morenos del sol se abrazaban anillados a los tuyos, mientras un líquido dulzón se derretía en mis labios inferiores buscando aquel gozo que tu sexo me prodigaba.
Las luces de las casitas del valle se encendían sin prisa. Los lugareños se despedían para volver a la campiña.
Antonio, se marchó sin hacer ruido, como había venido un martes de fiesta a mi lecho,
Aquellos encuentros fugaces nos devolvían a la vida de una noche lujuriosa.

 

Llorando Va Un Retornado

Llorando va un retornado
lágrimas por Venezuela,
aquella patria en que abuela
dejó enterrado al amado.
Un emigrante callado
maldiciendo su fortuna.
Huyendo va de la hambruna,
de la miseria opulenta ,
una patria que contenta
le dio sus brazos de cuna.

Décimas De Dos( Una Poetisa y Un Poeta)

Nieves Clemente, Canarias

Llévame amor al infierno
donde me quemes las alas
pues son tus ojos dos balas

como gotas del invierno.
Buscando el placer eterno
de tu boca arrebatada.
Lujuriosa, descarada
se desliza con usura
buscando la mordedura
de la manzana encarnada.

Joé Granado, Caracas

Dame la fruta encarnada
para morder con ternura
y disfrutar la dulzura
de un beso y una mirada
escuchar tu voz, amada
y que tu seas mi gobierno
disfrutar de lo más tierno
haciendo del amor gala
si he de volar en tus alas
llévame amor al infierno.

 

.

Siendo Un Dardo

Siendo un dardo envenenado
a la conciencia ligera
se revuelve como fiera
con fuerza de un condenado.
Cuando estoy cerca, a tu lado
la palabra se agiganta,
y resuena en la garganta
un canto de libertad
versando por la igualdad
hasta sus miedos espanta.

Decirles Quiero

Decirles quiero lectores
que mi pluma va sangrando
mientras mi boca glosando
les va dejando sus loores.
Pensamientos sabedores
de la humana condición.
Yo verso del corazón
pongo el alma por testigo
esa luz que del postigo
se llama la inspiración

Era La Luna

Era la luna cuajada
cuando tus labios morenos
a los míos dan venenos
dejándome enamorada.
Llegando la madrugada
libo mi boca en tu flor,
se apasiona tu rubor
entre mi cuerpo candente
vente, pero al lecho, vente
para un susurro de amor.

Lucifer Existe

Lucifer existe, estaba en la mirada candente que tenía frente a mí en el bagón del tren que nos llevaría desde el mar hasta la sierra para tomar aguas termales. Debido al clima húmedo de la costa mis pulmones se quejaban con melancolía.
El tren seguía ascendiendo por la montaña cuando un estremecimiento me  de rodillas en mitad de sus piernas abiertas y con la cara sobre su abultado sexo que se disponía en un arranque de valentía a saltar de la cremallera en dirección de mis carnosos labios.
En el pequeño cajón en donde nos encontrábamos no olía a ajo y perfume barato,  el aire olía a sexo.
Mis muslos chorreaban como un manantial fresco entre aquel éxtasis que fluía desde mis zonas eróticas.
Aquel monstruo de hierro aminoraba su marcha, era la hora de salir al pasillo y encontrarse con los familiares.
Lo vi abrazando a una elegante piel blanca que lo esperaba en el pequeño anden de la estación.  Íbamos a coincidir en lugares sociales por algunos años.
Sentí pena de ella, su esclavizada esposa que tendrá que sufrir los celos de las que como yo lo disfrutamos una noche.

Derrama El Agua

Derrama el agua en la fuente
dame a los labios ternura
de tu cuerpo la hermosura
comenzando por la frente.
Entre la yesca caliente
mis placeres se desbocan.
Cuando las pieles se tocan
el alma torna dichosa
y los pétalos de rosa
a tus caricias evocan

De Nieves Clemente y José Granado

Nieves Clemente ( La Palma,Canarias)

De los nocturnos placeres
que el destino me convida
untada llevo la herida
la herida de las mujeres.
Voy glosando mis saberes
de una sinuosa figura.
Es un Dios en escultura
que a las delicias convoca
sintiendo como una loca
el placer de tu dulzura.

José Granado ( Caracas, Venezuela)

EL PLACER DE TU DULZURA
está presente en mi boca
por eso mi mente evoca
nuestros besos sin censura,
mis manos en tu cintura,
la fusión entre dos seres,
ocasos y amaneceres
que van sanando la herida
aunque ella se encuentra henchida
DE LOS NOCTURNOS PLACERES.