DÉCIMAS ENAMORADAS

sc

Un conejo que tenía
en cazuela y salmorejo
ni una brizna de pellejo
el subsodicho traía.
Y a lo lejos que venía
el cazador más pudiente.
Lo llamaba entre la gente
pá que probara la salsa;
le pasaba a una descalza
desnuda en cuerpo presente.

reja

nc6

Dicen que azul es el mar
en las lenguas lisonjeras
cuando la carta tu esperas.
firmada en el verbo amar.
De tu azul vuelvo a mirar
en mi ternura tus ojos
Dueño sois de mis antojos
que en una noche adivina,
ni la luna se imagina
de la candela sus rojos.