Décima espinela

No Estoy

No Estoy

No estoy viva ni estoy muerta  ni soltera ni casada  soy la madre abandonada sin patrimonio de huerta. Soy la que toca en la puerta  doy trabajo por techumbre. pero mi mugre a la lumbre a los señores asusta mientras me sacan la fusta ¡¡honda la de mi quejumbre.¡¡

Si Me LLamas....

Si Me LLamas….

Si me llamas mentirosa al capricho de mi sueño sabiendo que eres el dueño del pedestal de mi rosa. La rosa abre frondosa entre gotas de rocío. La rosa en libre albedrío son de pétalos que al viento van sintiendo aquel contento que llaman el amor mío.