¡AY!, UN PAPILLO, QUE GUAYABO

No quiero decir que no
ni tampoco decir si
siga la media al botín y
más tarde le diré yo.
¡Con prisa!, ¡carajo!, ¡ño!
a ver si aplaca la roncha.
Es así como una concha
por  nacarado carmesí
desde el día en que nací
es del bucio la rechoncha.

guapeando.decimas@gmail.com

 

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.