Adormecida.

En el Hotel Hacienda de Abajo, Tazacorte, Isla de La Palma, Canarias

Adormecida en el salón 
recubierta con un manto
le rezaba a todo Santo,
yo trémula de emoción.
Sin ponerle condición 
al placer siendo divino.
Aquella noche de vino
en copas de bacanales
nuestros encuentros carnales
entre el líquido ambarino.

 

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.